miércoles, 10 de abril de 2013

Pan trenzado de cerveza


Otra de mis pasiones son las masas y de las que más.... ¡el pan¡  Me encanta hacer pan.
Por eso os propongo esta receta que está buenísima y sale a la primera.
Siempre me ha fascinado saber cómo con ingredientes tan básicos y sencillos podemos lograr algo tan rico como el pan, tan común en nuestros hogares.
De hecho antiguamente, y hoy día en muchos lugares también, se realizaba pan casero a diario, ¿y por qué no hacerlo nosotros también?

Eso sí, os aconsejo comerlo el mismo día que se realice, ya que al día siguiente pierde su textura inicial. 


Allá vamos....








Ingredientes:
-425gr de harina de fuerza
-1 cucharadita de sal
-1 cucharadita de levadura seca de panadería
-2 cucharadas de aceite de oliva
-2 cucharadas de miel
-250ml de cerveza 

Manos a la masa:
Poner en un recipiente grande la harina, la sal y la levadura tamizadas.
Añadir el aceite y la miel.
Calentar levemente la cerveza y añadirla al recipiente, mover hasta conseguir una masa homogénea.
Enharinar una superficie lisa, y trabajar la masa de pan sobre ésta, unos 10 minutos, hasta que la masa esté elástica. 
Poner la masa en un recipiente y tapar con papel film transparente. (Intento evitar que el recipiente sea de material frío, de modo que utilizo un recipiente de madera o plástico y además lo tapo con un paño de cocina).
Dejar reposar una hora aproximadamente, o hasta que doble su tamaño, en un lugar calentito de la casa. Hay gente que enciende el horno y lo pone al lado de éste, otros al lado del radiador,... lo que yo suelo hacer es, si hace sol, ponerlo cerca de los rayos de sol... en definitiva en un lugar calentito para favorecer  que la masa crezca . 
Una vez la masa haya doblado, más o menos, su volumen inicial, volver a amasar unos minutos hasta que la masa esté en su punto. (El truco que utilizo es hacer una bola, enharino uno de mis dedos y lo hundo, un poco, en la masa. Si la masa retorna casi a su sitio, es que está lista!!!!. No se si me expreso...¡A mi me funciona!).

Dividir la masa en tres y estirarla a modo de churro, bastones, tiras... poner las tiras de masa en la bandeja de horno con papel vegetal y hacer una trenza. 
Tapar con un trapo y dejar reposar unos 30 minutos, doblará su tamaño, más o menos. 
Con un pincel, pintar la superficie de la masa trenzada con agua, y finalmente espolvorear harina por encima con un colador, para lograr un aspecto de recién horneado en panaderia...
Horno precalentado a 220ºC. 
Hornear en la parte inferior del horno durante 25-30' a 220ºC.

Truco:
Un truquillo que utilizo y que va genial para la masa, es introducir en el horno un molde lleno de agua unos 5-10 minutos, lo retiro y luego introduzco el pan para hornear. 



Y aquí está  ¡pan recién hecho en casa! Este pan en casa no dura nada, suelo prepararlo a menudo, encanta y nos encanta. 
Tiene un sabor un tanto dulce debido a la miel, está delicioso... y como habéis comprobado no se necesita mucho tiempo para elaborarlo. 
Por lo tanto manos  a la obra y a disfrutar de algo que se ha elaborado en hogares de forma manual y a diario... ¡ahora por nosotros mismos! Doble satisfacción. 








 

Espero que lo disfrutéis. 

P.D.: Receta de Sara Lewis (libro).

3 comentarios:

  1. ¡Pan de verdad! ¡Jaja! ¡De ese también quiero!

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta......queremos probarlo pronto....eres una artista. Carmen y Vane he.

    ResponderEliminar