miércoles, 5 de junio de 2013

Galletas rosa intenso con gotas de chocolate blanco

Os propongo una receta rápida, sencilla y en la que no se utilizan muchos utensilios... en un momento están hechas y no sólo eso, si no que están deliciosas.... y por si fuera poco... conforme pasan los días ¡¡¡aún están más buenas!!!!

Por su colorido, llaman mucho la atención, sobre todo a los más pequeños.
El color es opcional, se que no hay muchos amantes de los colorantes, tampoco soy una de ellas, pero por variar, aveces no está mal....



 Para merendar, desayunar, picar entre horas,... cuando queráis.


Allá vamos con la masa:

Ingredientes: (para unas 60 galletas, si queréis menos, dividir cantidades)
- 200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 gr. de azúcar moreno
- 4 huevos
- colorante alimenticio rojo o rosa, o el que queráis... o ninguno
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla
- 400 gr. de harina
- 2 cucharaditas de levadura química
- 350 gr. de gotas de chocolate blanco

Precalentar el horno arriba y abajo a 175ºC.
Forrar la bandeja de horno con papel vegetal, sulfurizado, etc. (ya sabeis).
Mezclar en un bol la mantequilla y el azúcar. Mover enérgicamente hasta que el azúcar esté integrado.  Añadir los huevos uno a uno, no añadir el otro hasta que no se haya integrado el anterior. Añadir el extracto de vainilla, y seguir mezclando.
Sin dejar de batir, añadir cucharada a cucharada la harina junto con la levadura, hasta obtener una masa homogénea. Finalmente añadir las gotas de chocolate blanco y mover con una espátula o similar.
Introducir la masa en la nevera unos 15 minutos.
Con la ayuda de dos cucharas distribuir y formar las galletas, quedan amorfas y desiguales. Dejar entre galleta y galleta una separación de unos 5cm mínimo, para evitar que se unan, ya que en el horno se expanden. Al meter la masa anteriormente en la nevera, conseguimos disminuir este efecto, la expansión.
Hornear a 175ºC, arriba y abajo durante 10-12 minutos. Hasta que justo empiecen a dorarse un poco por los bordes y la masa quede esponjosa a la vista. Ya lo veréis.
Sacarlas del horno y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.




Yo no esperé a dejarlas enfriar, me comí una, dos,... calentitas... y al verme los niños no quisieron esperar y comieron ellos también, aunque ya templadas....

¡Les encantaron!

La mayor se llevó al colegio para desayunar y el pequeño se las desayunó en casa... 



Rosas... rojas... no sé qué color tienen en realidad... ¿rosa fuerte?
Bueno, da lo mismo,... en vivo y en directo eran rosa intenso, de todas maneras lo que importa realmente es el sabor, y en eso no hay duda... ¡buenas estaban!




Espero que realicéis y disfrutéis esta receta tan sencilla y fácil de hacer, que gusta a pequeños y a mayores. 
Se conservan en una caja de metal o bote sin problemas durante más de una semana... aunque no creo que duren tanto.
Receta original de "Con las zarpas en la masa".

P.D.: Por cierto, siento no haber publicado la semana anterior, fue mi cumpleaños y estuve bastante ajetreada... eso sí, me lo pasé muy bien en las diferentes fiestas que prepararon y que pude disfrutar... es un privilegio ¡gracias a todos!.
Gracias por estar ahí. 

Y a los que me conocéis un poquito a través de esta pequeña ventana... gracias también por permitirme, de alguna manera, formar parte de vuestras vidas. Deseo que podáis disfrutar y esperar con entusiasmo cada entrada que con toda mi ilusión plasmo casi cada semana... gracias una vez más.  


3 comentarios:

  1. Hay encargos a domicilio?? Me llevo 10!!! (cajas, por supuesto) ;p

    ResponderEliminar
  2. No se si rojas o rosas, pero estaban muy pero que muyyyy buenas!!!! Vane.

    ResponderEliminar