martes, 18 de junio de 2013

Tarta fría tres chocolates

Se acerca por fin el calor y apetecen postres fresquitos. Este postre es ideal para estos días.

Esta tarta de tres chocolates la prové en una comida familiar, la hicieron unas amigas y estaba deliciosa. En ese momento supe que algún día la haría...

Es una tarta sencilla, fina a la vista, al paladar y nada complicada. Además no se necesita horno. Eso sí ¡horas de reposo, lamentablemente, sí!... pero son necesarias.

¡Mirad qué bonita, sencilla y elegante!




Hacedla, no os defraudará, ni defraudará a todos aquellos que la vean y posteriormente la prueben. 

¡Irás a no fallar! 

Si tienes planeada una visita, una comida, cena, o lo que sea... al prepararla con un día de antelación, te permite olvidarte durante el día en cuestión del postre y centrarte en toooodo lo demás... ¡Eso va fenomenal!



Vamos con la receta:

Ingredientes totales:

- 1 paquete de galletas (tipo maría, digestive,...)
- 60 - 80 gr. de mantequilla (dependiendo del tipo de galleta a elegir)
- un chorrito de licor (opcional)
- 750 ml de nata para montar (mínimo con 35% de Materia Grasa)
- 750 ml de leche entera
- 150 gr. de chocolate negro (mínimo 70%)
- 150 gr. de chocolate con leche
- 150 gr. de chocolate blanco
- 75 gr. de azúcar
- 3 sobres de cuajada en polvo

Manos a la obra:
En primer lugar triturar el paquete de galletas, derretir la mantequilla y mezclar. Yo voy añadiendo poco a poco la mantequilla, hasta lograr una masa compacta, que no se desmenuce, al ponerla en la palma de la mano, cerrar la mano y abrirla, que quede compacta. Dependiendo del tipo de galleta  elegida, necesitaremos más o menos mantequilla. Yo utilicé unas galletas con un ligero sabor a coco, y con el sabor de las capas de chocolate estaba delicioso. No olvidemos el chorrito de licor, es opcional y al gusto, la cantidad lo mismo... se añade a las galletas, antes de incorporar la mantequilla en su totalidad, ya que esto es líquido y ayuda a compactar.

El molde apropiado para esta receta es un molde redondo desmontable por su base, que se abra por el lateral. (mínimo 21cm de diámetro,... si no, no entrarán las tres capas de chocolate)
Cubrir el fondo con la masa de galleta, no necesita engrasado ni nada, sólo si se quiere proteger un poco la base del molde, o se quiere utilizar otra base al sacar la tarta pues poner un papel sulfurizado, vegetal, cortándolo con el mismo tamaño de la base. 
Sellar levemente con la masa el punto de unión de la base del molde, para que al poner el líquido de la tarta no se salga. Presionar y alisar, yo utilicé un recipiente con base grande  para lograr un mayor alisado, lo que tengáis..., ya sabéis,  el alisador de fondant, un vaso, una base lisa de tarta,....


Dejar el molde sobre una superficie plana, sobre papel de plata, a pesar del sellado con la galleta, con el calor del líquido de la tarta se derritió un poco la mantequilla y se salió del molde, mas que nada para evitar manchar.
El lugar donde va a reposar la tarta debe ser el mismo en todo momento, sin necesidad de mover, manipular el molde durante las próximas, 4 horas como mínimo, ya que el reposo es esencial para un buen acabado de la tarta. No mover el molde del mismo lugar, dicho está.

Vamos con las capas de chocolates: 

Primera capa (como se ve en la fotografía mi primera capa fue la de chocolate negro):

Ingredientes:
- 250 ml de nata para montar (mínimo 35% de Materia Grasa)
- 250 ml de leche entera
- 50gr. azúcar
- 150 gr. de chocolate negro ( mínimo 70% de cacao)
- 1 sobre de cuajada

Separar un vaso de leche, de los 250 ml de leche. En este vaso de leche disolver el sobre de cuajada y reservar.
En un cazo poner los 250 ml de nata para montar tal cual, sin montar, junto con la leche restante y 50 gr. de azúcar y llevar a ebullición. no dejar de mover. Cuando empiece a hervir, retirar del fuego, introducir el chocolate troceado, deshacerlo e incorporar el vaso con el sobre de cuajada disuelto. Volver a poner en el fuego y volver a llevar a ebullición durante 2-3 minutos (yo 3 minutos), sin dejar de remover, yo utilicé unas varillas.

Transcurrido este tiempo, poner la mezcla en el molde forrado con la masa de galletas trituradas. ¡No mover!


Segunda capa (escogí la de chocolate con leche):
Es el mismo procedimiento que la anterior... varia algún ingrediente.

Ingredientes:
- 250 ml de nata para montar (mínimo 35% de M.G.)
- 250 ml de leche entera
- 25 gr. azúcar
- 150 gr. de chocolate con leche 
- 1 sobre de cuajada

Separar de los 250ml de leche, un vaso de leche, y disolver el sobre de cuajada en su totalidad. Reservar.
En un cazo poner los 250ml de nata para montar, añadir la leche restante y 25 gr. de azúcar, remover hasta que hierva. Retirar del fuego y añadir el chocolate con leche troceado, remover hasta su total disolución y añadir el vaso de leche con la cuajada disuelta. Llevar a ebullición y hervir 2-3 minutos. Remover siempre, con varillas.

¡Importante, atención!,  de esto dependerá que las capas no se mezclen, ni se muevan.

En primer lugar, con un tenedor, rascar levemente la superficie de la capa de chocolate, que ya habrá solidificado un poco, a modo de surco, no profundas, solo dibujando lineas, máximo un milímetro de profundidad. Esto permitirá una mayor adherencia entre las capas y que no se deslicen una vez sirvamos la tarta. 
Verter la mezcla de chocolate con leche sobre la capa de chocolate negro, ya puesta en el molde.
¡Ojo y sin olvidarlo!, con la ayuda de una cuchara sopera puesta del revés, por el lado convexo. Me explico:
Sobre la capa de chocolate negro, ya puesta anteriormente sin ningún problema sobre las galletas, sujetar con la mano una cuchara sopera, puesta del revés, lado convexo, sin tocar la capa de chocolate. Con la otra mano verter el chorro de chocolate con leche, sobre la cuchara del revés, de forma suave. De esta manera el chorro no cae directamente sobre la capa inferior, y la fuerza con la que cae es menor y repartida, así se evita que las capas se mezclen entre sí. No sé si he logrado explicarme y que visualicéis la idea. 

A por la siguiente y última capa.

Tercera capa (chocolate blanco), no le puse azúcar, el chocolate blanco ya es suficientemente dulce:
 Ingredientes:
- 250 ml de nata para montar (mínimo 35% de M.G.)
- 250 ml de leche entera
- 150 gr. de chocolate blanco 
- 1 sobre de cuajada

Separar un vaso de leche, de los 250 ml de leche. En este vaso de leche disolver el sobre de cuajada y reservar.
En un cazo poner los 250 ml de nata para montar, tal cual, sin montar, junto con la leche restante y llevar a ebullición. Cuando empiece a hervir, retirar del fuego, introducir el chocolate troceado, deshacerlo e incorporar el vaso con el sobre de cuajada disuelto. Volver a poner en el fuego y volver a llevar a ebullición durante 2-3 minutos (yo 3 minutos), sin dejar de remover, con varillas.

Verter la tercera capa sobre la capa de chocolate con leche con la misma técnica de la cuchara puesta del revés. No lo olvidéis. 

Dejar enfriar durante mínimo 4 horas en el lugar que hallamos elegido desde un principio para no mover el molde. Muy importante. Transcurrido este tiempo o más, introducir el molde con cuidado y sin presionar demasiado en la nevera, de un día para otro. Es necesario. 



Para desmoldar la tarta os aconsejo introducirla en el congelador una hora de reloj, sacarla y desmoldar quitando la parte desmontable del lateral,  con cuidado...¡queda perfecto!, lisito, brillante y espectacular...


¡Queda así de perfecta, en serio!


¡Momento de adornar!

Para esta ocasión preparé unas minitabletas de chocolate y unas bolitas de chocolate blanco. 


Para las minitabletas utilize un molde de silicona con forma de tableta, deshice chocolate en el microondas y lo puse sobre el molde, dejé enfriar en la nevera. Desmoldé en el mismo momento que desmolde la tarta y decoré con las bolitas. Variantes varias,... cacao en polvo, diferentes formas con chocolate fundido, sin adornar,.... 




¡Menuda pinta....mmmmmmm!




Buena semana. 


Consejos, no olvidar:
- Lugar donde dejar reposar la tarta ¡intocable!
- El orden de las capas no es fijo, se puede variar.
- No sé si fuera de España es fácil conseguir los sobres de cuajada... lo siento, he investigado sobre alternativas pero ninguna me convence... 
- Entre capa y capa de chocolate no tocar el molde ni llevar a la nevera para acelerar el cuajado. Con el tiempo que se tarda en preparar la siguiente capa, es más que suficiente, ya lo veréis. (Lavar el cazo, pesar las cantidades, ... ). En serio.
- Para un acabado perfecto, congelar la tarta una hora de reloj, no se necesita ni cuchillo para desmoldar y queda genial, eso sí desmoldar con cariño, no a lo bruto.  
- Parece una receta complicada por la extensión de la misma, pero lo dicho en otras ocasiones... me gusta explicar los truquillos que me funcionan, para que no os encontréis en situaciones que luego no facilitan que el resultado final sea todo lo bueno que debiera ser y que la experiencia no sea negativa. Es una tarta súper sencilla y nada complicada, lo único que explico cada capa con las diferentes variantes para no dar lugar a confusión. 
Me gusta documentarme antes de hacer una receta y comparo muuuucho.  




7 comentarios:

  1. Quedó espectacular en apariencia y sabor!

    ResponderEliminar
  2. Que guay... La próxima vez que vaya a Barcelona me tienes que invitar a probarla. Me encanta tu blog. Animo guapa, ya sabes que te quiero mucho a pesar de la distancia

    ResponderEliminar
  3. ¡Eso está hecho! Gracias. Y lo mismo digo, son muchos años juntas y eso quedará siempre... Besos.

    ResponderEliminar
  4. yo quieroo!ñamm que pinta!

    ResponderEliminar
  5. Marta: Desde que me enseñaste la tarta, se me metio en la cabeza hacerla.. Es un reto pero lo conseguiré jajaja!!:)

    ResponderEliminar