miércoles, 11 de diciembre de 2013

Bundt Cake de mascarpone







Os presento los moldes Bundt, no tiene traducción, es el nombre del tipo de molde. Estos moldes son una maravilla, una maravilla por varias razones, y estos bizcochos también... os encantarán!!!

A simple vista son espectaculares, existen diferentes modelos y con preciosas formas, con la particularidad de que todos ellos tienen un agujero, un tubo en el centro para permitir que pase el aire y su cocción sea uniforme en todo el bizcocho. 

Originalmente hay una casa que tiene el registro de este molde y es Nordic Ware. Allí podréis ver diversos modelos, cada molde tiene su nombre propio y a cuál más bonito. El origen de estos moldes se remonta sobre el año 1950, cuando un grupo de mujeres judías querían una réplica de un molde de cerámica alemán pero más ligero... aquí surgió la historia de los bundt cakes y Nordic Ware... 

Estos moldes, tienen la ventaja de que si no te gusta demasiado decorar un pastel, o no se tiene tiempo... el simple hecho de elaborarlos con este molde adquieren la forma elegida, y tal cual o con poco más, quedan espectacularmente geniales!!!! 

Otra de las ventajas de este molde es que si lo compras de la marca original te durará toda la vida, siempre y cuando se le de un buen uso, y pasará de generación en generación, demostrado. 

Lo único malo, por no esconder nada,.... es que son moldes un poco caros, pero yo creo que vale la pena, y finalmente salen a cuenta, si valoramos la durabilidad, las posibilidades y facilidades de decoración, y lo sencillos que son de utilizar, si seguimos unas nociones básicas y sencillas.... creo que realizaré una entrada exclusiva para este tipo de molde, explicar un poquito más,... pero si os interesa para ya, podéis saber más acerca de él en el blog de El Rincón de Bea, primer blog que empecé a seguir y el "culpable" de muchas cosas, en este, tan fascinante mundo de la repostería..... a nivel personal y a nivel español, os lo aseguro. 
A modo de anécdota interesante, decir que en Estados Unidos , este molde tiene un día en especial en su honor "National Bundt Cake Day". Es el 15 de noviembre, nunca me olvidaré... es un día después del cumpleaños de mi hijo el menor. 






Vamos con la receta. Antes de nada, aclaro que estos bizcochos se realizan originalmente, todos ellos, con mantequilla, pero en esta ocasión utilizo aceite... a lo español, existen variantes. Es otra característica de estos bizcochos bundt, bundt cakes. 

Ingredientes (todos a temperatura ambiente, el queso puede estar fresco pero no demasiado):
- 220 gr. de harina floja, de repostería
- 16 gr. de polvo de hornear, (un sobre de levadura Royal)
- 1 pizca de sal
- 127'5ml. de buttermilk (no te asustes, es muy fácil de preparar, espera)
- 100 ml. de aceite de girasol
- 4 huevos 
- 200 gr. de azúcar
- 250 gr. de queso Mascarpone (generalmente es una tarrrina)


En primer lugar precalentar el horno a 175 ºC, arriba y abajo, sin ventilador.

Preparar un molde bundt de unos 21 cm. de diámetro por 10 cm. de alto. Engrasarlo.
Yo utilizo, como os he dicho en alguna ocasión, un aceite en spray que va de maravilla. Lo pulverizo y en este caso pincelo el molde con una brocha de silicona, de abajo hacia arriba, de esta manera ayudo o guío a la masa, "que sepa" hacia dónde tiene que ir, que suba....este truco es uno de los impriscincibles en estos bizcochos, imprescindible para un muy buen resultado. Si no se tiene el spray, utilizar mantequilla o aceite, y realizar la misma operación con el pincel o con un papel de cocina si no se tiene pincel. Si preferís utilizar mantequilla y harina espolvoreada, hacedlo,  personalmente, prefiero evitarlo por la costra que se forma, gustos que vas adquiriendo con el tiempo y la experiencia...

Para preparar el famoso buttermilk, no te asustes es súper fácil: poner en un vaso 125 ml. de leche a temperatura ambiente, añadir 2'5ml de zumo de limón recién exprimido (es media cucharadita de postre), o 2'5 ml. vinagre blanco, cualquiera de las dos opciones es válida, yo siempre he utilizado limón. Dejar reposar 10' y ya estará listo el buttermilk, fácil ¿no?, no es para tanto... Se obtiene una especie de leche cortada, con trocitos de cuajo,... es así, no la coléis, se utiliza tal cual. 

Tamizar en un bol la harina con la levadura y la pizca de sal, reservar.

En un cuenco grande poner el aceite con el azúcar y batir con varillas durante unos 5', hasta que el volumen haya triplicado, se obtiene una especie de crema esponjosa y se habrá blanqueado. A continuación se le añaden los huevos, de uno en uno y ligeramente batidos. No añadir el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado, batir con varillas. Añadir el queso Mascarpone y batir otros 5'. A continuación cambiar las varillas por el batidor plano o con forma de "K", en el caso de amasadoras... y si no con una espátula o cuchara de madera estará perfecto también. Añadir, más o menos, un tercio de la harina con la levadura y la sal, mezclar, añadir la mitad del buttermilk, mezclar, volver a añadir un tercio de la harina, mezclar, añadir el resto de buttermilk, mezclar y acabar con el resto de la harina y volver a mezclar. Finalmente yo lo mezclo con una lengua de silicona para cerciorarme que todos los ingredientes están integrados, que no se haya pegado nada a la base del cuenco o en sus paredes. Todo ello con movimientos envolventes, intentado no trabajar demasiado la masa, hasta el punto de que los ingredientes se hayan integrado y ya. Se obtiene una masa súper agradecida, me encanta su textura, es clara, esponjosa y suave.

Hornear durante 40' aproximadamente. Es un bizcocho que sube bastante, cuando está hecho se empieza a separar de las paredes del molde, pero lo más fiable es la prueba del palillo, que al introducirlo en el bizcocho salga limpio. Seguidamente dejarlo reposar en el molde, sobre una rejilla durante 10'. Ni más ni menos, ya que si se enfría demasiado, debido a la humedad, se romperá al darle la vuelta, y si lo dejas menos tiempo, estará tan caliente que se romperá también. Utiliza un temporizador o una alarma de reloj.

En este tiempo se habrá separado de las paredes, pero hay que ayudarle un poco más para un desmoldado perfecto. Hay que coger el molde y moverlo hacia delante y hacia detrás, hacia un lado y hacia el otro, y de arriba a abajo y viceversa, con cuidado... así se despegará por completo, notaremos que el bizcocho está suelto dentro del molde, y simplemente al darle la vuelta sobre una rejilla se desmoldará perfectamente. Dejar enfriar.




En esta ocasión el adorno fue un azúcar de colores, rojos y verdes que aproveché al hacer unos terrones de azúcar en forma de hombrecitos y bastones. He de decir que no me fue fácil hacerlos, ya que al tener partes delgaditas, finas, se me rompían... pero pude salvar unos cuantos y aquí los podéis ver...

Así de bonito y sencillo quedó... Es lo que tienen estos bizcochos realizados con este tipo de moldes, no necesitan ningún añadido pues la forma que adquieren con el propio molde quedan espectacularmente bien, simplemente espolvorear azúcar, ponerle un glaseado simple o poco más... quedan genial!!! ¿No os parece?





Cabe destacar que esta receta surgió a través de Instagram, vi la foto, su título y ponía "Mascarpone"... en la nevera tenía una tarrina de mascarpone, rápidamente supe cuál sería su fin... se lo comuniqué a la autora de la fotografía y la receta, y me lo recomendó sin duda alguna... 

Efectivamente, es una receta original, (y como le dije a Cintia, de donde obtuve la receta) es un bizcocho jugoso, esponjoso, con un sabor nada peculiar a los de siempre... suave, delicado y nada empalagoso... asegurado!!! Le hice una pequeña variación, pero mínima. 
Decir que esta receta la extraje de Cookingcin, una bloguera que sigo a través de Instagram, gracias Cintia. 

Espero que realicéis la receta, es muy buena. Triunfó!! Todo aquel que lo probó quedó encantado, y mis hijos repetían y repetían....

Feliz semana y disfrutad. 

Notas:
- No hace falta hacer este bizcocho con un molde original, existen otras marcas súper baratas y hacen e obtienen resultados muy buenos, salvando las diferencias...
- Ya hice otra de las recetas pendientes de magdalenas,... adelanto que están buenísimas!!!!



3 comentarios:

  1. Que esponjo se ve!!! Me puse ha hacerlo, pero no tenía mascarpone jjjjj...
    Me lo apunto para otro momento. Hice otro Bandt de chocolate (también del Rincón de Bea) está muy bueno, por si quieres probar...un abrazo!!
    Dámaris

    ResponderEliminar
  2. Hola Dorcas!! Esta mañana compré mascarpone y me puse "manos a la masa"...
    Está buenísimo!! Muy, muy jugoso, nos ha encantado. Muchas gracias por compartirlo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro Dámaris!!! Realmente está buenísimo... Un gran abrazo y un besazo!!!! Y gracias por la sugerencia. Tengo el libro de Bea, y seguro que caerán más recetas de bundt cakes...

    ResponderEliminar