miércoles, 16 de abril de 2014

Huevos cocidos decorados con servilletas de papel




Posiblemente esta sea una de las pijadas más grandes que he hecho hasta el momento. ¿¿¿No os parecen los huevos cocidos más pijos del mundo???  Es una opción divertida y bastante fácil de realizar en estos días... vienen que ni pintados!!! 


Además causarán sensación hayá donde los llevéis, o a aquellos que recibáis en casa, como invitados. Son unos simples huevos cocidos decorados con servilletas. Se pueden servir en la mesa, y que cada uno se pele su huevo cocido, no dejará indiferente a nadie... 





Ingredientes:
- 1-2 claras de huevo pasteurizadas (las compré en Mercadona, hay dos botes, cogí el más pequeño, que son 9 claras)
- 6 huevos blancos*, cocidos
- Servilletas de papel, las que nos gusten, de unos 20x20 cm, imagino que también pueden servir pañuelos de papel decorados...
- Un pincel grueso (utilicé uno de silicona) 
- Aceite vegetal, opcional, le dará brillo. 


Vamos con la decoración:

Cocer los huevos y dejar enfriar.
Separar la capa pintada de la servilleta. Las servilletas o pañuelos suelen tener 3 capas, que se pueden separar, con cuidado de no romperlas, nos quedamos con la que esté pintada. 
Batir levemente 1 o 2 claras de huevo, en un bol pequeño.


Existen varias posibilidades para pintar los huevos con este método:

- Podemos recortar los motivos que más nos gusten de las servilletas y pegar, a nuestro gusto, sobre el huevo con la ayuda del pincel mojado levemente en la clara de huevo. 

Dejar secar por completo, de un lado y de otro, sobre papel de cocina.

- Envolver el huevo en la servilleta, previamente cortada en cuatro, ya que al desplegarla queda en cuatro cuadrados, justos para envolver cada huevo. Empezar pintando uno de los lados, con cuidado de no impregnar demasiado el pincel ya que se corre el riesgo de rasgar la servilleta. Unir la servilleta por el otro lado, nos quedarán arrugas, y cortar... y acabar de pincelar con la clara de huevo. 

Dejar secar por completo, de un lado y de otros, sobre papel de cocina. 

Cuando estén secos untar con aceite vegetal para que brillen, es opcional. 


Mi experiencia: 

La primera opción quedará mucho mejor, ya que al no tener que doblar ni recoger la servilleta quedará el huevo y el dibujo liso, sin relieve. 

La calidad de la servilleta influye en el riesgo de que se rompa al  pintarla con la clara de huevo. En esta ocasión utilicé dos marcas diferentes, una de Comptoir e Famille (la azul), al separar las diferentes capas de la servilleta no hubo ningún problema, el problema lo encontré al pintarla con la clara de huevo, pues se rasgaba con facilidad. 
La otra marca era de ikea (la rosada), al separar las capas fue más frágil y se rompió por algún lado, en cambio mejor calidad al mojarla, ya que no se rompieron... 

Os recomiendo, si elegís esta última opción, que queda mejor con colores claros, los defectos se ven menos. 






Soy consciente que no han quedado perfectos, a simple vista se ve... pero os dejo con la idea... creo que es genial... 

En esta ocasión utilicé la opción de los cuadrados de servilletas, creo que es la más difícil ya que quedan bastantes arrugas, además lo hice con bastante prisa... pero os animo a que lo hagáis... quedan unos huevos muy bonitos y divertidos... 

¡Felices vacaciones!
Notas:
-Hoy por hoy no es fácil encontrar huevos blancos, pero os recomiendo que los busquéis en fruterías o pollerías de pequeños establecimientos, que lleven años abiertas..., las de siempre... en el mercado de toda la vida es una muy buena opción pues entre ellos se conocen y os pueden informar de aquel que los venda.
- También se pueden utilizar los huevos rubios, pero quedarán con ese color de fondo. Aquí optaría con la decoración recortada, pensando siempre en los colores...
- Los huevos vienen marcados con una fecha de caducidad e identificación, al cocerlos prácticamente desaparece.




1 comentario:

  1. Qué divertidos, y quedan muy monos!! Eres genial!!

    ResponderEliminar