sábado, 20 de septiembre de 2014

Bizcocho de yogur con naranja, plátano y miel




Uno de los bizcochos más conocidos y fáciles de hacer, porque siempre sale, y además con buenos resultados, sin necesidad de pesar absolutamente nada... 

Vamos a por él? Seguramente ya lo conocéis, pero aquí va...

 

Durante estas pasadas vacaciones lo hice cuando estuvimos en una casa tradicional aragonesa, en un pueblito de Huesca, Asque, con unos 10 habitantes. ¡¡Una maravilla!!! Allí pudimos descansar, disfrutar de unas maravillosas vistas, paseos, turismo... acompañados de parte de la familia... 

¡¡Gracias a los que lo prepararon todo con tanta ilusión y amor!!!




Lo dicho, lo hice porque es un bizcocho fácil de recordar, no se necesita medir nada y se utilizan pocos utensilios... además rondaban tres plátanos pochos y así los aprovechamos. Dias más tarde lo repetí en casa con otros ingredientes extras... ya que se puede hacer con los ingredientes básicos, y a partir de ahí añadir lo que nos apetezca o tengamos... 

Vamos allá... no hay excusas para no tener un bizcocho en casa... fácil, fácil y sale seguro.


Ingredientes:
- 3 huevos 
- 1 yogur natural

 Con las medidas del recipiente del yogur...
- 1 vasito de aceite de oliva suave (o mitad de oliva y mitad de girasol, probado y buenos resultados)
- 1 + 1/2 vasito de azúcar (sabéis que suelo poner menos azúcar, la receta original lleva 2 vasitos)
- 3 vasitos de harina *
- 1 sobre de levadura (impulsor, polvo de hornear) tipo Royal, la de siempre (16 gr.)
- el zumo de una naranja recién exprimida
- 1 plátano maduro chafado
- miel (en esta ocasión utilicé una miel de romero realizada artesanalmente en Asque, una delicia)

*Podéis utilizar harina bizcochona, la que tiene levadura incorporada, y así no añadís la levadura a parte...


Precalentar el horno a 175ºC. Con calor arriba y abajo, sin ventilador. 

Preparar un molde, en este caso utilicé uno rectangular, los de toda la vida, tipo "plum cake", engrasar y reservar. O el que dispongáis... como en este caso que estábamos de vacaciones y utilicé el que había, una bandeja de horno...

Tamizar la harina con la levadura. Reservar.

Batir los huevos hasta que tripliquen su volumen y blanqueen, lo hice a mano... añadir el azúcar poco a poco y seguir batiendo. Incorparar el aceite, el yogur, el zumo de naranja y remover. Incorporar la harina tamizada con la levadura, mezclar con una espátula, y por último añadir el plátano bien chafado. Volver a mezclar. 

Verter la mezcla en el molde preparado e introducir en el horno a media altura, sobre una rejilla. Durante 40' aprox. a 175ºC, con calor arriba y abajo. Si se tuesta demasiado por encima, colocar un poco de papel de aluminio en la superficie, mínimo cuando hayan transcurrido 25' ya que se corre el riesgo de que el bizcocho no suba o baje... 

Cuando la prueba del palillo sea correcta, que el palillo salga limpio una vez se introduzca en la masa del bizcocho... Retirar del horno y dejar templar... 

Una vez templado retirar del molde y poner, al gusto, cucharaditas de miel en su superficie, una vez caliente o templado... la miel se introducirá en el bizcocho dando un sabor y toque sensacional... 


Y listo para degustar y compartir... 




Por cierto lo volví a hacer en casa de mis suegros... mientras veían el fútbol, mi hija y yo nos pusimos manos al bizcocho para complacer al abuelo que es un goloso... y cómo es muy fácil... pues tuvimos postre improvisado y casero... 




Un bizcocho muy jugoso... y dura días con la misma textura y sabor...


Hasta la próxima!!!




1 comentario:

  1. Es verdad, es un bizcocho riquísimo y sencillo de hacer, yo a veces le rallo una manzana y arándanos secos...probaré esta variante tuya, seguro estará buenísimo.
    Gracias guapa!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar