lunes, 1 de junio de 2015

Tarta de queso y cerezas


Hace más de dos meses que no me paso por aquí y la verdad que lo echo de menos pero el tiempo es tiempo... 

La ocasión lo merece... y aprovecho que tengo a dos peques durmiendo...y mi marido tiene fiesta... todo sea dicho...

He cumplido 35 años el día 29 de mayo y a parte de tener 4 tartas diferentes con sus respectivas celebraciones no me iba a quedar sin mi tarta, hecha por mí. 

Me apetecía algo fresquito y con fruta, además de sencilla y aquí os muestro lo que hice. 





Es una tarta de queso, de las de siempre, sin galleta en su base y sin mermeladas por encima... opino que las mermeladas matan y ocultan el sabor de lo que realmente es la receta... es mi opinión...




Tiene una textura espectacular, consistente en su justa medida, no me gusta cuando se deshacen... y un sabor definido. Además las cerezas están de temporada por lo que aprovechad la ocasión!!! 





No os la perdáis...  Vamos con la receta? Adelante!!!



Ingredientes (para un molde de unos 23 cm de diámetro, podéis elegir otro...):
- 800 gr. de queso mascarpone
- 180 gr. de azúcar glass
- 40 ml. de nata para montar mínimo con 35% M.G.
- 4 huevos M
- 40 gr. de harina fina de maiz, Maizena
- 300 gr. de cerezas
- azúcar glass para espolvorear por encima de la tarta


Atemperar los ingredientes, yo los saqué una hora antes de utilizar.

Precalentar el horno a 175º-180º C. Con calor arriba y abajo, y sin ventilador.

En primer lugar preparar un molde redondo desmontable, de unos 23 cm de diámetro. Engrasarlo con espray desmoldante o mantequilla, o aceite, y forrar su base con papel sulfurizado, vegetal, de horno.

Deshuesar las cerezas y dejar unas 10 con rabillo (sin hueso). Este es el paso más entretenido... por lo demás es una receta muy sencilla.

En un cuenco batir con varillas  el queso mascarpone y el azúcar. 
Añadir la nata y los huevos de uno en uno ligeramente batidos hasta obtener una crema homogénea, sin grumos. A continuación añadir la Maizena y mezclar muy bien para deshacer los posibles grumos que se han formado (yo cogí unas varillas manuales y lo batí muy bien... no me importa que se cuartee la tarta en el horno, prefiero no tener grumos). 
Por último añadir las cerezas deshuesadas sin el rabillo, y mezclar suavemente.

Verter la mezcla en el molde elegido y colocar las cerezas que tenemos con rabillo sobre la superficie de la mezcla. 
Introducir en el horno a media altura. Hornear durante 80' aproximadamente... todo depende del horno... ya sabéis... la idea es que hay que apagar el horno cuando al introducir un palillo en la tarta, éste salga limpio. También cubrí la tarta con un simple papel de aluminio cuando vi que se doraba por encima, para que no tuviese un color excesivamente dorado... son gustos. No tengáis miedo de abrir el horno, no pasa nada... yo lo hice a partir de los 60' más o menos y varias veces... 

Aseguraos de no tener fugas por el molde, (yo las tuve...) podéis poner un poco de papel de aluminio alrededor o ponerlo sobre una bandeja para hornear. 

Una vez horneado apagué el horno y dejé la puerta del horno semi-abierta, no es necesario, pero así me aseguro su total horneado central... 

Dejar enfriar por completo y desmoldar. Podéis dejarlo de un día para otro, o dos... no hay problema, en la nevera. Desmoldar pasando un cuchillo par las paredes del molde, abrir el molde y desmoldar completamente y colocar en un stand o donde queráis.

Lo adorné con azúcar glass y unas cuantas cerezas sin hornear...

Queréis un trocito?









Sacar de la nevera 15' antes de degustar para apreciar sus sabores... si os acordáis, y si no, no pasa nada... muy fresquito también entra de vicio...




Me encanta y me parece súper original la idea de dejar el rabillo a algunas cerezas, sobresalen de la tarta... 


Qué lo disfrutéis!!!! Es una delicia.

Hasta la próxima!!



Por último pero no menos importante mencionar que el origen de la receta la extraje de Aliter Dulcia . Una repostera excelente, sin pelos en la lengua, a la que sigo desde hace tiempo y que además vive en una tierra maravillosa, Asturias, en Gijón. Ciudad donde tiene un maravilloso universo al más puro estilo francés-parisino... en el que se pueden degustar parte de sus delicias... 
Me encanta por su gran amor a la cocina de siempre, a la cocina de toda la vida, a la cocina de los antiguos fogones, y eso,  los que me conocéis, sabéis que es un aspecto que me define... aunque también se pueden degustar productos más actuales... Gracias.

2 comentarios:

  1. Muy buena la combinación de queso y cerezas!!! Me la apunto para hacerla...Gracias guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me dirás... está buenísima. Un abrazo bien fuerte!

      Eliminar