viernes, 23 de marzo de 2018

Bizcocho de limón con sirope de limón




Un día de hace ya unos años mi marido apareció en casa con un maravilloso libro de recetas dulces. 

Un libro maravillosamente cuidado al más mínimo detalle, con unas recetas de escándalo, unas fotografías impresionantes que no dejan indiferentes... y que dan ganas de hacer todas y cada una de sus delicias reflejadas... y lo que más me gusta de él es que transmite historia y así es. 

Es el libro de "À la Mère de Famille" un libro con las grandes recetas gourmet de Julien Merceron, del mítico chocolatero parisino. Hoy día sigue abierto su establecimiento fundado en 1761, en el mismo París, donde podemos encontrar un sinfín de dulces como tartas, galletas, caramelos, helados, siropes, cremas, frutas confitadas... sin duda digno de visitar porque es precioso y delicioso.

Es un gran libro de colección en el que su portada refleja la mismísima fachada de la tan conocida pastelería. 




De este gran libro os traigo una receta sencilla y deliciosa con mucho limón, se compone de un bizcocho de limón bañado en sirope de limón. 

Espero que te animes a hacerlo porque sale delicioso. 

Vamos a ello...



Ingredientes:
- 4 huevos
- 280 gr. de azúcar
- 100 gr. de nata líquida
- 70 gr. de mantequilla
- 220 gr. de harina
- ralladura de 4 limones
- 6 gr. de impulsor químico, una cucharadita y media (levadura tipo Royal)

Almíbar:
- 250 gr. de agua
- 25 gr. de zumo de limón
- 100 gr. de azúcar

Vamos a ello...

Lo primero de todo preparar un molde alargado de unos 21 cm de largo con papel sulfurizado, papel de hornear.
Precalentar el horno con calor arriba y abajo 180ºC.
Tamizar la harina y la levadura. Reservar.
En un bol grande mezclar el azúcar con la ralladura de los 4 limones y añadir los huevos. Batir  hasta que blanquee y espumee.
A continuación añadir la nata tibia, la harina tamizada y la levadura. Mezclar.
Por último añadir la mantequilla derretida y mezclar hasta obtener una mezcla homogénea.

Verter la masa en el molde anteriormente preparado.
Introducir en el horno. Hornear hasta que al introducir un palillo en el centro del bizcocho éste salga limpio.
Retirar del horno y dejar enfriar en el molde unos 10', luego desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla si se tiene.


Mientras se enfría, preparar el almíbar:
En un cazo poner el agua, el zumo de limón y el azúcar. Llevar a ebullición sin dejar de remover y dejar enfriar.
Con un pincel pintamos el bizcocho con el almíbar. Yo lo pongo todo, sí todo. Eso a gustos pero os aseguro que con el bizcocho todo almibarado está riquísimo y además se conserva mucho mejor.


A disfrutarlo y espero que os guste, en casa ha triunfado.

1 comentario:

  1. Ya lo creo que lo hago, se me hace la boca agua solo de pensarlo. Luego me paso otra vez por tu blog, me parece todo delicioso. Besitos

    ResponderEliminar